Lecciones de negocio con el deporte.-.

Dice una antigua cita de la Grecia clásica "Mens sana in corpore sano".

Ninguna otra civilización de la época se aplicó con tanta devoción a la práctica del deporte y lo interiorizó de un modo tan profundo, impregnando su cultura, su arte, su vida diaria, e incluso su religiosidad y su política.


Pese a que su significado inicial no es el que utilizamos hoy en día, sirve para ilustrar el contenido de este post. 


Tras un periodo de tiempo practicando deporte con cierta regularidad podemos decir que la cita es muy cierta. El deporte consigue el equilibrio necesario para llevar a cabo cualquier objetivo que te propongas en la vida. 


¿Y qué lecciones nos enseña el deporte para cualquier negocio?



1.-Calentamiento.-Para empezar a practicar cualquier deporte es necesario realizar un calentamiento previo, (tanto para jugar a tenis, a golf, o salir a correr). Evita lesiones y te permite estar en forma.

Del mismo modo para iniciar cualquier profesión es necesario ese calentamiento previo, una buena formación que sustente los pilares del negocio. 


2.- Plan de entrenamiento.-A nadie se le ocurre empezar hoy a correr y salir mañana en la primera Maratón. Lo coherente es elaborar un plan de entrenamiento, a corto o largo plazo, que te permita llegar en condiciones para participar en esa anhelada carrera. Ese plan de entrenamiento te permitirá coger fondo, aumentar distancias, disminuir tiempos, y sobre todo evitar contratiempos. 

En el negocio sucede lo mismo. Es necesario elaborar un plan de viabilidad y estratégico, fijándose objetivos a corto o largo plazo, de modo que cada día acortes distancias para conseguir los mismos.


3.- Constancia.- los planes de entrenamiento sin constancia no sirven para nada. La disciplina es el mejor modo para conseguir ese equilibrio personal que haga realidad la cita "Mens sana in corpore sano". 

En el día a día de cualquier empresa, sólo la constancia te permitirá llegar al objetivo marcado.


4.- Relaciones.- cuando haces deporte siempre coincides con gente con las mismas inquietudes. No los ves como enemigos, sino que te motivan a continuar corriendo, porque hacen mejores tiempos, o recorren más distancia.

Cuando te involucras de verdad en tu negocio, y te relacionas con gente a la que le apasiona lo que hace igual que tu, no los ves como tu competencia, sino que te incitan a mejorar cada día más en tu trayectoria profesional.


5.-Continuar pese a la adversidad.- aquí el ejemplo más claro lo encontramos en el golf. Los escoceses dicen que es un deporte que se puede practicar incluso con sol. 

Estamos en el hoyo 11 y se pone a llover. ¿Qué haces? ¿Te vas corriendo a casa? No, sacas el chubasquero de tu bolsa de palos y continuas los 7 hoyos que faltan, incluso con lluvia. 

Si tienes un contratiempo en tu negocio ¿que haces? ¿Cierras y te vuelves a casa? NO. Levantas la vista, miras al frente, y continuas persiguiendo tu sueño.


6.- Concentración.- en deportes como el golf, o el tenis, tienes que estar pensando en la trayectoria de la bola o la pelota. No puedes ocupar tu mente en cosas distintas. El movimiento de tu cuerpo para que la bola siga la trayectoria correcta es lo único que ocupa tus pensamientos.

Cuando tienes un negocio, ello implica pensar en el de lunes a domingo. Nada puede distraerte en tu objetivo. El es el único que ocupa tu mente.



Constancia, disciplina, ilusión, preparación son las claves del deporte y del negocio.


No dejes que nada te distraiga de tu objetivo. 


Al igual que en el deporte necesitas un entrenador que te ayude a conseguir el objetivo propuesto en el plan de entrenamiento, un adecuado proceso de Management te puede ayudar a conseguir ese plan estratégico que te has marcado en el negocio. 


" Si no puedes volar, corre; si no puedes correr, camina, si no puedes caminar, gatea. Pero sigue moviéndote. Sigue moviéndote" 

Martin Luther King





Laura Mollá Enguix (Socia fundadora GMR Management) | 22 octubre 2013